Apuntes

Aparición con vida YA! de Julio López

Por Tribuna Docente - 21 de Octubre, 2006, 20:22, Categoría: Universitarios

LA MARCHA DEL 18

El 18/10, a un mes de la desaparición de Julio López, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (integrado, entre otros, por AGD-UBA) organizó una masiva marcha exigiendo al Gobierno la aparición con vida ya de Julio López, reclamando el desmantelamiento del aparato represivo, el juicio y castigo a todos los culpables y la nulidad de los indultos.
 
Transcribimos el documento leído en Plaza de Mayo al final la marcha.
 
AGD-UBA en CONADU Histórica
 
AHORA, AHORA, RESULTA INDISPENSABLE, APARICION CON VIDA Y CASTIGO A LOS CULPABLES!

Hace hoy un mes que secuestraron a Jorge Julio López y aquí estamos nuevamente reunidos coreando la misma consigna de hace treinta años y exigiendo la aparición con vida de nuestro compañero.

Su compromiso por un país solidario, fraterno y con justicia enfrenta hoy a Julio nuevamente a los asesinos y torturadores de aquel entonces y a sus cómplices de ahora.

Hoy, con sus 76 años a cuestas, muchos de ellos dedicados a una activa militancia política, está cara a cara con sus secuestradores dando un digno ejemplo que nosotros, los aquí presentes, levantamos como bandera. Porque como Julio, aquí nadie se rinde!!!

Pasaron 30 días y tanto el gobierno nacional como el provincial mantienen un mensaje ambiguo.

Debieron y deben buscar en las patotas de la Policía Bonaerense y de la derecha fascista que se reúne en la Plaza San Martín a reivindicar  la tortura y la muerte.

Es de allí de donde provienen las amenazas que querellantes, testigos, abogados, jueces, fiscales y militantes recibieron durante todo el juicio a Etchecolatz y que se ampliaron en los últimos días a lo largo y ancho de todo el país.

Es allí donde deben buscar a los responsables del cadáver baleado y calcinado que apareció en el camino negro de Punta Lara.

Es de allí de donde surge la versión de que ese cadáver, aún no identificado, era el de Julio López.

Las amenazas a periodistas; las golpizas y detenciones de militantes populares como Pablo Giachello en La Plata; las torturas sufridas por María y Ariel Montes en la comisaría de Mármol; los ataques y pintadas fascistas a locales de organizaciones sociales y políticas; Astiz transitando libremente; el amparo de la Policía Federal a la patota de Alberto Fernández y el P.J. golpeando a los trabajadores del Hospital Francés; son diferentes expresiones de un aparato represivo que sigue impune.

Hasta hoy no hay respuestas concretas a nuestras exigencias. La investigación por el secuestro de López muestra, por lo menos, una descoordinación total entre los diferentes organismos de seguridad del Estado que a esta altura hace presuponer un alto grado de complicidad.

Las amenazas telefónicas y escritas, y las agresiones recibidas, no sólo no se han investigado sino que se incrementaron y la respuesta de las autoridades es el silencio.

A estas denuncias debemos sumar la falta de acción en el desmantelamiento del aparato represivo de la dictadura enquistado en las diversas esferas del estado.

El gobierno de la Provincia de Buenos Aires reconoció explícitamente que un centenar de represores seguían en actividad en la policía provincial y se comprometió a exonerarlos. Sin embargo, solo “jubiló” a 36 de ellos,  cuando lo apropiado hubiese sido no solo expulsar a la totalidad sino iniciar una inmediata investigación acerca de su eventual complicidad en el secuestro de Julio.

Al llamado público del dictador Bignone dirigido a los jóvenes para que concluyan la masacre de la dictadura, solo se responde con la denuncia de un fiscal dirigida a quitarle la jubilación de 15.000 pesos mensuales.  El Poder Ejecutivo debió anular inmediatamente el indulto que lo protege y el Poder Judicial encarcelarlo por su pasado y presente genocida.

Estos y otros hechos, permitidos desde el poder del Estado, facilitan a los resabios de la dictadura y a sus actuales seguidores ganar confianza y tomar fuerzas para iniciar acciones como la que hoy sufrimos el conjunto de los argentinos con el secuestro, una vez más, de Julio López.

Los genocidas gozaron durante 20 años de la total impunidad que les brindaron los gobiernos constitucionales de Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde. Con la inclaudicable lucha popular conseguimos la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, la reapertura de los juicios y la primera sentencia en la que se condena a un verdugo por su accionar genocida.

Sólo el pueblo movilizado y manifestando en todo el país logrará que la desaparición de López no sea la respuesta. A las patotas asesinas responderemos con más movilización y más lucha hasta que el último de ellos termine donde le corresponde: tras las rejas.

Terminar con la impunidad de los genocidas es responsabilidad del Estado. Por eso:

Exigimos al Gobierno Nacional y a los gobiernos provinciales que ordenen la inmediata remoción de todos aquellos, militares, policías y civiles, que cumplieron funciones en los campos de concentración y centrales de inteligencia de la dictadura.

Exigimos al Poder Judicial y al Ministerio Público Fiscal que remueva de sus cargos a los jueces y fiscales cómplices de la dictadura

Exigimos al Gobierno Nacional y al Poder Legislativo la inmediata nulidad de los indultos a los genocidas

Exigimos al Poder Judicial el juicio y castigo en cárcel común a todos los represores por todos los compañeros.

Exigimos al gobierno nacional la Aparición con Vida YA de Julio López y el castigo a los culpables.

AHORA, AHORA, RESULTA INDISPENSABLE, APARICION CON VIDA Y CASTIGO A LOS CULPABLES!

AGD-UBA en CONADU Histórica

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog