Apuntes

A Un Año del Fusilamiento de Carlos Fuentealba

Por Tribuna Docente - 27 de Marzo, 2008, 19:07, Categoría: Neuquén

PARA QUE VAYAN PRESOS LOS RESPONSABLES Y POR TODAS LAS REIVINDICACIONES PENDIENTES

Carlos Fuentealba fue asesinado en una represión ordenada por Sobisch. Fue para quebrar la huelga que los docentes de Neuquén llevábamos adelante, además la de los compañeros de Santa Cruz, en medio de un feroz aislamiento promovido por la burocracia de CTERA. La coartada que utilizó esta burocracia para no unir a los docentes en una lucha nacional fue la firma del pacto salarial de 1.040 pesos entre Yasky y Filmus.
Desatada la rebelión popular que exigía la renuncia del fusilador Sobisch, todos los partidos patronales sin excepción salieron a sostenerlo. Hoy dicen estar "comprometidos" con el reclamo de justicia, como si ésta fuera posible sin que antes el pueblo haya derrotado políticamente al régimen responsable de su inexistencia.
Para Guagliardo y Grisón (dirigentes de ATEN), Sapag ha dado "señales distintivas con relación a la repudiable gestión de su antecesor", pero no se preguntan cómo es esto posible cuando en su momento corrió a salvar a Sobisch que estaba entre las cuerdas. Sapag mantiene a varios hombres de Sobisch ocupando despachos oficiales y promueve a policías que actuaron en la represión de Arroyito. A la vez, activistas de ATEN reciben amenazas, atentan contra sus casas y en el mejor de los casos les han iniciado causas por participar de pintadas o escraches. Sobisch debería estar preso y ni siquiera fue llamado a declarar.
Sapag y sus funcionarios podrán despilfarrar demagogia frente a la viuda de Fuentealba y los trabajadores de la educación, pero está clarísimo que están ocupados en bloquear los movimientos reivindicativos, imponer los techos salariales que ordenó Kristina y destinar los fondos a los nuevos negociados capitalistas a costa del "sacrificio" de los trabajadores. Y por las dudas se han cuidado de preservar el decreto antihuelgas de Sobisch.
El ataque criminal - apañado por el fiscal y la policía- que se cobró la vida de Lázaro Duarte, del MST, es una manifestación de la impunidad vigente con la que actúan las bandas del MPN contra los luchadores populares.
A un año del fusilamiento de Carlos Fuentealba, la Directiva Provincial de ATEN lanzó una campaña para desligar las banderas salariales del reclamo de juicio y castigo, y para desligar a Sapag de su responsabilidad con la impunidad y con los techos salariales y las restantes reivindicaciones. Pero este paro del 4 de abril debe dar expresión también a una tendencia contenida en las asambleas a no resignar las reivindicaciones salariales frente a la explosiva combinación de precios disparados y salarios congelados.
Dice un comunicado de ATEN: "...sabemos que hay sectores internos de nuestras organizaciones que pretenden incorporar al reclamo del 4 de abril otras cuestiones, que no detallamos en honor a la brevedad (¡los salarios!). Cualquiera que pretenda con ello subirse a una amplia y multitudinaria convocatoria que no construyó, está haciendo una utilización mesquina (sic, s en lugar de z) de un tema tan profundo y trágico a la vez y no hace otra cosa que atentar contra la unidad que necesariamente tenemos que construir para derrotar la impunidad".
Este párrafo encierra toda una estrategia, pocas veces expresada con tanta perfidia: invocar el reclamo de justicia por el asesinato de nuestro compañero para dar la espalda a una lucha que se está librando aquí y ahora, la misma por la cual Carlos Fuentealba fue ejecutado. Habíamos aprendido que la sangre derramada no debe ser negociada, y se nos aparece una dirección sindical que pretende que nuestro mártir le sirva de cobertura para cerrar una negociación contraria a nuestros intereses. Ni política, ni sindical, ni éticamente podemos transar con esta posición. Es simplemente una canallada querer acallar el reclamo por nuestros salarios en nombre de la unidad y hacer subir a la tribuna que debe conmemorarlo a los personeros del régimen responsable del asesinato.
Guagliardo o Maldonado no pueden ocultar que Carlos fue fusilado en el marco de una huelga luchando contra una política abiertamente colaboracionista con el gobierno. Lo fusiló un milico al mando de un gobierno que buscaba quebrar una huelga por salario.
La directiva provincial de ATEN actúa por cuenta y orden de la conducción de CTERA, o sea del gobierno kirchnerista al cual Sapag está tratando de arrimarse. En lugar de subir a la tribuna a los sapagistas kirchneristas, se debe invitar a los que lucharon con nosotros y apoyaron nuestra lucha: a los docentes de Santa Cruz y de Salta, a la textil Pagoda, Metrovías, Casino Flotante, Parmalat, Hospital Francés, Fuba, etcétera.
Podremos llenar con su rostro todas las paredes, podremos ponerle su nombre a todas las calles, a todas las aulas y bibliotecas, pero para homenajear a Carlos Fuentealba, para poner contra la pared a sus asesinos materiales e ideológicos, para arrancar el juicio y el castigo a los culpables, el camino es defender las reivindicaciones por las que él y todos nosotros nos jugamos la vida.

Patricia Jure

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog