Apuntes

Por la Huelga General

Por Tribuna Docente - 11 de Septiembre, 2008, 11:42, Categoría: Buenos Aires

LOS DOCENTES QUEBRARON LA TRENZA SUTEBA-FEB-SCIOLI

Al enterarse del rechazo de los docentes a los acuerdos firmados por la dirección del Frente Gremial, el Director General de Cultura y Educación Mario Oporto, señaló que la propuesta había sido consensuada en una reunión del lunes 1 de setiembre "con los seis dirigentes máximos". "Pensamos que iba a estar todo arreglado" (Oporto a Radio 10).
Oporto estaba equivocado. La reacción de las bases docentes comenzó antes de la encuesta, desde el mismo lunes 1 de septiembre. 1) Los Sutebas combativos decretaron paro el 3 y el 4 de septiembre (las seccionales azules y blancas se sumaron al paro el mismo miércoles); 2) en las escuelas, los maestros repudiaron masivamente el acuerdo; 3) luego, cuando llegó la encuesta baja por el Frente Gremial, el No fue masivo. Hemos dicho y repetimos que las encuestas son fraudulentas porque son contrarias a las decisiones que se toman y votan luego de una deliberación, y porque están condicionadas a la acción del aparato sindical. Que la propuesta hubiera sido rechazada, con estas limitaciones, muestra la pasividad de la oposición y las fracturas que se están haciendo ver en el aparato de la burocracia. No son pocos los regímenes políticos que han caído como consecuencia de encuestas o referendos realizados bajo su control.
La FEB anunció que el 70 por ciento de los consultados rechazó el acuerdo, y Suteba "aceptó" un cincuenta y pico por ciento. La realidad es que el No arrasó. La burocracia celeste perdió en baluartes claves como Lanús (el distrito de Baradel), Almirante Brown, San Isidro, y donde "ganó" fue por apenas decenas de votos.
El gobierno y la burocracia docente salieron con los tapones de punta contra la huelga de los Sutebas combativos. Las autoridades educativas comenzaron una "apretada" en todas las escuelas; lo mismo hizo la Celeste.
A pesar de las amenazas y de los aprietes, el miércoles 3 la huelga de la oposición fue mayoritaria en nueve seccionales (General Sarmiento, Lomas, La Plata, Marcos Paz y Las Heras, Bahía Blanca, Esteban Echeverría-Ezeiza, Berazategui, Quilmes y Escobar, y muy masivo en La Matanza, el principal distrito de la provincia). Los paros fueron también muy importantes en el resto de los municipios, como Merlo, Moreno, San Martín, Varela, Mar del Plata, etc. El miércoles 3, el acuerdo estaba muerto.

Una nueva situación
Para la docencia, el triunfo del No fue quebrarle el brazo a Scioli y a la burocracia. Por el lado del gobierno Oporto señalo que "los dirigentes pensaban que no habría más paros, pero no lograron que los apoyaran las bases. Esto genera una crisis de representatividad inmensa" (Clarín, 7/9). Brutal, sin atenuantes. Ya con la mira puesta en la pequeña venganza contra los burócratas, Oporto señaló que hubiera sido más fructífero "discutir con dirigentes más radicalizados pero que sean más representativos" (ídem). No es lo que el gobierno hace en el Subte o el Hospital Francés.
Como las consultas pueden ser desvirtuadas por falta de control, es claro que la burocracia decidió que esta vez debía ganar el No para contener el repudio de la base. Lo que de hecho plantea una enorme crisis. Scioli tuvo que rechazar la renuncia de Oporto.
La Celeste y la FEB convocaron a un paro de 24 horas para el miércoles 10, que se cumplió en forma masiva con una marcha a La Plata. Pero existe una enorme conciencia de que son necesarias medidas de lucha superiores. Lo mismo razonan los docentes de Capital.
Es más necesario que nunca un plenario provincial de delegados con mandato para decidir la continuidad de la lucha, que a esta altura debe ser la huelga general. Es lo que corresponde después de los masivos paros de 24 y 48 horas y del repudio unánime al ofrecimiento salarial del gobierno.
Las nueve seccionales del Suteba que pararon, más las minorías combativas de otras seccionales, la comisión interna del Banco Provincia, las comisiones internas de ATE-Educación, ATE-Lomas, los judiciales combativos,y ATE-Sur deberían convocar a un plenario de delegados con mandato (lo que supone asambleas en las escuelas) para impulsar la huelga general de docentes y de estatales. Es necesario un comité de huelga de docentes y estatales de Capital y provincia.

Daniel Sierra - Juan Ferro

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog