Apuntes

La "Nueva" Secundaria

Por Tribuna Docente - 5 de Noviembre, 2009, 22:07, Categoría: La Matanza

UN PARCHE PARA DEVALUAR LA ESCUELA MEDIA Y LA EDUCACION PUBLICA

El ministro de educación bonaerense, Mario Oporto, anunció la “nueva secundaria” como una acción progresista del gobierno, donde “necesitamos otra secundaria que incluya a todos” y “que escuche a los chicos”. Esta reforma vendría a resarcir a la sociedad de la destrucción de la escuela media en la década del noventa. Si la Ley Federal de Educación dejó un panorama educativo desastroso a lo largo y ancho del país, las nuevas leyes de educación nacional y provincial no constituyen ningún avance sustantivo para los intereses de los trabajadores y el pueblo. Aunque las presenten con discurso “progresista”, se trata de otra reforma cosmética del gobierno, que ya se ha demostrado impotente y ha fracasado en modificar la situación de la educación pública en los niveles que ya se ha aplicado, inicial y primaria. Pero le salió mal, porque docentes y padres recibieron el anuncio con desconfianza. Más aún, los docentes cuestionaron masivamente la reforma en la jornada provincial convocada para tratar su implementación.

El gobierno puso en pie la Ley de Educación Nacional (26.206), la ley de financiamiento( 26.075) la nueva Ley de Educación de la provincia (13.688), con los planes educativos (2004 -2007, y 2008 – 2011) a la medida de las necesidades e intereses de Techint, Repsol, Telecom, y los grandes grupos económicos que en estos años de recuperación económica han embolsado hiperganancias mientras 6 de cada 10 trabajadores están precarizados y un 40% de la población continua bajo la línea de pobreza y 500000 jóvenes no trabajan ni estudian en la Provincia de Buenos Aires. El “proyecto de país” que lleva adelante este gobierno se asienta en la consolidación de la estructura social heredada de los ’90 y la devaluación de 2002.

Kirchner, Scioli y Oporto, una vez más continúan aplicando las reformas educativas del Banco Mundial, y ya nos encontramos con una constatación precisa: la precarización laboral y el ajuste acompañan esta reforma.

En medio de un rojo fiscal millonario, la provincia de Buenos Aires pretende aplicar la nueva secundaria de 6 años a costa de los docentes y los estudiantes. El congelamiento salarial durante el segundo semestre del año forma parte de este ahorro. Aun así, las 300 aulas nuevas que hacen falta para aplicar el 4to año no están garantizadas porque no se autorizan las partidas presupuestarias.

Los objetivos de los ministros Sileoni y Oporto y de la Ctera (que apoya la reforma) son completamente reaccionarios:

1.- Pretenden colgarle a los docentes la responsabilidad del derrumbe educativo: Cerca de 900.000 jóvenes en edad secundaria no estudian; “a partir del 2003, la matrícula de la educación secundaria común a comenzado a descender, fenómeno que se verifica exclusivamente en el sector estatal”; “sólo la mitad de los alumnos del secundario llegan al último año de estudio en el término correspondiente” ( el resto repite) y “el 52 por ciento de los jóvenes de 20 a 29 años no cuenta con el certificado de escuela secundaria” (Documento del Ministerio de Educación de la Nación). Los motivos que los funcionarios utilizan para justificar los cambios son la expresión de su responsabilidad en la destrucción de la secundaria.


En la circular 2, al hacer referencia a la fusión de dos escuelas existentes (esb y polimodal), insiste en dejar de lado la matriz expulsora o excluyente que estaría presente en muchas instituciones. Esto, y decir que los docentes de media expulsan a los alumnos de la escuela, es lo mismo.

2.- Quieren hacer una escuela más flexible, tanto en los contenidos cuanto en los ciclos y las condiciones para recibirse. Quieren devaluar la escuela secundaria, no mejorarla. Eso es así porque como el mismo Ministerio de Educación Nacional dice en su revista institucional “ para los requerimientos –mínimos- de la actual oferta laboral, a los estudiantes egresados del secundario les sobra capacitación” (El Monitor, noviembre 2007). Entonces, hay que bajar el nivel y, como dice Alberto Sileoni “Simplemente, se ayuda a que la persona pueda. Sería una indignidad del Estado regalarle el título. Pero el Estado está obligado a abrir puertas y dar posibilidades” (La Nación, 25.07.09). Según los ministros, ésta sería una secundaria para formar para el trabajo. Entonces, cuanto menos se enseñe menos valdrá la fuerza de trabajo de los alumnos que egresen de la “nueva secundaria”. Es una escuela para abaratar la mano de obra para las empresas, de ningun modo para democratizar la escuela o para garantizar la incorporación de todos los jóvenes que hoy no estudian a la educación pública. La reiteración de los conceptos de “inclusión” y “obligatoriedad” solo tienen la función de disimular la devaluación de la escuela secundaria que esta reforma pretende.

3.- Una educación para el trabajo? Escuchamos a Sileoni y Oporto afirmar que con la nueva secundaria, se preparará mejor a los chicos para el mundo del trabajo. Leyendo la ley, nos damos cuenta de que se trata esto: En los artículos 122 y 123 se plantea la creación de un organismo denominado “Consejo Provincial de Educación y trabajo (COPRET)”, según la ley “su finalidad es articular el desarrollo de estrategia, programas y acuerdos entre el sistema educativo provincial, en sus distintos niveles y modalidades y los sectores vinculados al desarrollo de la producción y el trabajo, tanto públicos como privados” y va a tender a “favorecer acciones destinadas a la promoción de la formación técnico-profesional integrando las propuestas del empresariado y los trabajadores, en coordinación con los niveles y modalidades”. Pasando en limpio, la “educación para el trabajo” no es ni más ni menos que pensar una escuela para formar mano de obra barata para los empresarios. Se trata se institucionalizar algo que ya es común en las escuelas técnicas ( y que se profundizó con la ley de escuelas técnicas): las pasantías gratuitas, donde los estudiantes trabajan (en forma gratuita o por sueldos irrisorios) para las empresas con el objetivo de “aprender y perfeccionarse”. El plan del gobierno se sigue ajustando a los requerimientos de los empresarios donde la precarización es moneda corriente. Quieren adecuar la escuela a la situación actual de los trabajadores (“la mano de obra”). Hoy, más del 40 por ciento de la población está por debajo de la línea de pobreza. La mayoría de esos pobres no son excluidos (desocupados) sino trabajadores. El 45 por ciento de la mano de obra ocupada está en negro, y la mayoría del resto de los trabajadores está flexibilizado por tercerizaciones o diversas formas de contrato precario. No requieren de una formación importante. Adecuar a la escuela y a los educadores a esta situación significa desvalorizar lo que se enseña y a los que enseñan.

4.- El planteo es educar para la empleabilidad, utilizando el método creado en Estados Unidos de educar por “competencias laborales” que, según la definición aportada por la Universidad Pedagógica de la Provincia de Buenos Aires, es “una construcción social de aprendizajes significativos y útiles para el desempeño productivo en una situación real de trabajo, que se obtiene no sólo mediante la instrucción sino también, y en gran medida, mediante el aprendizaje por experiencia en situaciones concretas de trabajo”. No importa que sepa, sino que sepa hacer ¡! Importan las pasantías en las empresas y las enseñanzas de los que saben hacer ese trabajo: Los trabajadores o los capataces de esa empresa. Por eso, la “nueva secundaria” también deberá certificar saberes productivos que el alumno trae de afuera, es decir, adquiridos al margen de la educación formal. Para esta educación que embrutece, no son necesarios los profesores.

5.- De la mano del punto anterior viene la precariedad y flexibilidad del trabajo docente. La “nueva secundaria” plantea una “nueva normativa” que eliminará progresivamente el Estatuto Docente y la estabilidad laboral, porque un porcentaje que puede llegar al 50 por ciento del cargo del profesor deberá ser compuesto por horas o módulos institucionales extra-curriculares (Tutorías, terminalidad, etc.), que se renuevan anualmente por proyectos que deben ser aprobados por los directivos de los establecimientos, si esos proyectos están en sintonía con la orientación de esa escuela.

6.- La propia escuela secundaria formal tiende a desaparecer, porque en el proyecto presentado por la Subsecretaría de Educación de la provincia de Buenos Aires se señala que esta “nueva escuela secundaria inclusiva” se podrá llevar a cabo en: “Centros de Escolarización de Adolescente y Jóvenes”; “Centros de Finalización de estudios y Vuelta a la escuela”; “Centros para la permanencia: Becas, Caj, Patios Abiertos, Tutorías”, todos lugares fuera de la educación formal. La “nueva secundaria” es a la escuela media como la ley de las “madres cuidadoras” a los jardines de infantes”, ley que permite que un puntero ponga en una casa a una mamá a ejercer la tarea de una maestra jardinera ¡!

Debemos rechazar esta reforma, que transforma a la “nueva secundaria” en institutos Pitman devaluados, costeados por el estado.

7.- En este contexto, sin recursos, sin presupuesto, sin construcción de aulas, etc., la segunda jornada en la cual, entre otras cosas, habría que elegir la orientación de la escuela es una falsedad completa. Ya hay muchas jurisdicciones en las que avisaron verbalmente a las escuelas que la ESB no podrán crear cuartos años. A otras les han dicho que cualquier proyecto que envíen sea sin indicar necesidad de construcciones porque se lo rebotarían por falta de presupuesto; en el distrito de San Martín condicionaron la elección de “naturales”, por ejemplo, a que hubiera laboratorio o lugar para instalarlo; en educación física sólo 21 escuelas podrán adoptar esa modalidad, etc. es una farsa.

En la circular 2 confiesan la farsa, al poner en el pie de pagina de la primera hoja, que muchas escuelas no avanzaran en año próximo a la escuela de 6 años, y recién durante 2010 se verá como se hace.

Los primeros efectos de esta reforma ya se hacen sentir en diversas escuelas: indicaciones de fusiones de grados en primaria o ESB para introducir los nuevos cursos que den continuidad a la ESB, traslados de ESBs a otros edificios, fusiones de escuelas primarias para “vaciar” edificios y que allí funcione la “nueva secundaria”, etc.

8.- La circular 2 plantea avanzar en los estados administrativos, pero elude dar respuesta a las cuestiones administrativas y laborales centrales: como será la reubicación de docentes en función de la nueva estructura curricular, como se reubicará a los docentes de los Ecis, que se hará con los equipos directivos de las dos instituciones, etc. Patea para adelante en nombre de que se creará una normativa al respecto, lo que significa que quieren tomar de sorpresa a los docentes para avanzar sobre las condiciones laborales.

9.- Defendemos todos los derechos adquiridos de los docentes y en defensa de la situación de los alumnos exigimos que se habiliten todas las escuelas secundarias necesarias en base a presupuesto para construirlas y programas discutidos por docentes, padres y alumnos.

La educación secundaria y la educación a secas es incompatible con el actual régimen político y social.

Por ello planteamos:

  • Triplicación de presupuesto en base al no pago de la deuda externa, impuestos progresivos a las grandes fortunas y eliminación de los subsidios a las escuelas privadas.

  • Abajo la Ley de Financiamiento. No al Canje de Deuda por Educación.

  • Ninguna injerencia de los organismos internacionales en el control de la educación.

  • Sistema público único de educación financiado por el Estado, gobernado y planificado por los trabajadores de la educación, del movimiento estudiantil, los padres y las organizaciones obreras y populares.

  • Hay que desarrollar instancias verdaderamente democráticas de la educación, a nivel de cada escuela o instituto, distrito, jurisdicción, donde las decisiones se tomen en base a la discusión pública entre los verdaderos interesados en una buena educación, integral, científica, laica para los niños y jóvenes: los docentes, los estudiantes, los padres, los trabajadores.

  • ¡Fuera la Iglesia y las empresas de la educación! Educación pública, científica, laica y gratuita.

  • No al tutelaje del Estado capitalista sobre la educación.

  • Abajo la ley de Educación Técnica y las pasantías, forma encubierta de mano de obra gratuita.

  • Obligatoriedad de la enseñanza secundaria y terciaria/ universitaria como obligación del estado de garantir la educación de la familia obrera ( becas, subsidios, recursos didácticos,libros, comedores escolares, viviendas estudiantiles, etc). Educación obligatoria hasta el fin de la secundaria, que permita a los hijos de los hogares obreros y humildes acceder a ella. 4 horas de estudio y 4 horas de trabajo ( para los estudiantes-trabajadores) sin afectar el jornal a cargo del empleador. Fuera la educación para el embrutecimiento laboral. Por una educación integral, al servicio de brindar todos los conocimientos científicos, técnicos, culturales, artísticos que sea una herramienta en la lucha por transformar la educación y la sociedad, para estructurar a ambas sobre nuevas bases sociales.

  • Derogación de todas las leyes privatistas y antieducativas ( de Financiamiento, de educación Técnica, LEN, reforma de la secundaria, etc).

  • Sí al maestro y profesor designado en un solo cargo y en una sola escuela, equivalente a un turno, con un salario igual a la canasta familiar. Apoyo a las luchas docentes.

  • Formación docente en servicio, en base a las necesidades e intereses planteados por los docentes, los padres y los alumnos, no al currículo en y para el trabajo de las empresas

  • Becas de un mínimo de $1000, que cubran todas las necesidades de los estudiantes y que permita realmente la obligatoriedad de la enseñanza secundaria. Libre organización del movimiento estudiantil. Apoyo a la lucha de los jóvenes en defensa de su educación y de sus derechos

  • Construcción de una escuela secundaria por cada escuela primaria. Plan de obra pública con trabajadores bajo convenio y bajo control obrero, con salario igual a la canasta familiar. Fiscalización de la obra pública educativa con los padres, no dejándolas libradas a Unidades de Ejecución provincial y distrital desde Nación (Plan 700 escuelas con endeudamiento externo).

  • Residencias y comedores en todas las regiones en las cuales los estudiantes deban movilizarse para estudiar

  • Estabilidad laboral para los docentes. Defensa de los derechos establecidos en los estatutos docentes. Condición de titulares para todos los docentes

  • Ninguna fusión de cursos ni de escuelas. Defensa y extensión de los equipos directivos y un equipo de orientación en cada escuela

  • Salario igual al costo de la canasta familiar. Jubilación del 82 por ciento móvil con 25 años de servicio sin límite de edad

  • Fuera la burocracia sindical docente de nuestros sindicatos

Impulsamos un programa que permita la movilización de los docentes, estudiantes, padres y el conjunto de la clase trabajadora contra el conjunto de la política educativa del gobierno que es un mero parche de las leyes educativas menemistas buscando adecuarlas a las nuevas necesidades de la acumulación capitalista. Contra la injerencia de las empresas, las iglesias, y contra la descentralización y el desfinanciamiento que provocó la LFE y que actualmente se continua, luchamos por un sistema educativo público, único, gratuito y laico, bajo el gobierno docentes, estudiantes, no docentes, padres y con la participación de las organizaciones de los trabajadores y sectores populares.

Minoría Lista Violeta –Marrón
Consejo Ejecutivo Seccional

Suteba Matanza

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog