Apuntes

Chicago

Por Tribuna Docente - 21 de Septiembre, 2012, 19:06, Categoría: Internacionales

EL TRIUNFO DE LOS MAESTROS

Cuando parecía que la campaña electoral iba a ser sólo un monólogo de los candidatos capitalistas, los maestros de Chicago sacudieron a Estados Unidos con una huelga por mejores condiciones laborales.

Durante más de una semana, los docentes en huelga de Chicago, la tercera ciudad de Estados Unidos, conmocionaron a todo el país a fuerza de piquetes y movilizaciones. El hecho de que la ciudad sea gobernada por un alcalde demócrata de la primera línea, el ex jefe de gabinete de Obama, Rahm Emanuel, le dio a la pelea una proyección nacional.
La huelga de los docentes, la primera en 25 años, fue la respuesta a la aplicación del modelo educativo de Obama, denominado Race to the top (Carrera hacia la cima), que incluye la evaluación de los profesores en función, entre otros condicionantes, de las calificaciones que obtengan sus alumnos; el cierre de escuelas que no cumplan con los parámetros de excelencia establecidos; el establecimiento de las llamadas ‘escuelas charter’; la ampliación de la jornada lectiva. La administración de Obama destinó 4.350 millones de dólares para aquellos Estados que apliquen estas medidas que desahucian docentes y segregan la escolaridad (Wall Street Journal, 13/9; Democracy Now, 18/9).
Las escuelas charter son establecimientos gerenciados en forma empresarial. El gobierno las financia en función de la cantidad de alumnos y el resultado de las pruebas estandarizadas. Así, compiten por los recursos del Estado para maximizar sus beneficios mediante el cercenamiento de derechos laborales y de los sindicatos. Los resultados de esta privatización de la educación fueron que sus alumnos tienen el doble de probabilidades de desempeño inferior a los de las escuelas públicas regulares, con excepciones en los casos de los alumnos de familias en mejor posición y que dejan afuera a los que rinden menos (credo.stanford.edu/reports/multiple_choice_credo.pdf).
La profundidad del ataque contra la educación, que acompaña una ofensiva generalizada contra las condiciones laborales de los trabajadores estatales y los servicios públicos en todo el país, explica el elevado a apoyo que tuvo la declaración de huelga, que obtuvo el 98% por ciento de los votos, y el abrumador apoyo popular y la adhesión de padres y alumnos a los piquetes y movilizaciones (Reuters, 16/9; Ctunet.com, 13/9).
La fuerza de la lucha docente, y las urgencias electorales de los demócratas, obligaron al gobierno a negociar un acuerdo. El cuerpo de delegados del sindicato, al cierre de esta edición, había suspendido la huelga por una semana mientras se vota en las asambleas de base. Los maestros recibirían un aumento salarial promedio del 10 por ciento en los próximos cuatro años, aunque falten fondos para cubrir el presupuesto (un logro inédito en estos tiempos de crisis y ajuste); también se reverían las políticas de evaluación de maestros y se recontratarían a los que fueron despedidos por cierres y reformas de escuelas, entre otros puntos. El sindicato también hizo concesiones: los aumentos salariales se compensarán con días adicionales no pagados en un año escolar más largo, y reduce el tiempo en el que los docentes despedidos mantienen sus derechos salariales (Chicago Teachers Union, 18/9). Sin embargo, de conjunto, el acuerdo significa un golpe a la política privatista del gobierno, y es por eso que todos los medios del país destacan la victoria de la huelga.
La importancia de la huelga de Chicago radica en que contradice el retroceso del movimiento sindical y la adaptación de la burocracia a la política de ajuste de Obama. En el caso de los maestros, los dos principales sindicatos, la Federación Americana de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de Educación, apoyaron en gran medida las políticas privatistas. En Chicago, donde la vieja dirección del sindicato fue desplazada, en 2010, por una fracción de izquierda, la huelga fue postergada hasta último momento, dada la “prioridad [de] llegar a un acuerdo con Emanuel y el mantenimiento de los vínculos con el Partido Demócrata” (Counterpounch, 12/9).
A dos meses de las elecciones, el triunfo de los maestros de Chicago, plantea la posibilidad de un nuevo escenario.

Pablo Ramasco

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog