Apuntes

La Evaluación Macrista

Por Tribuna Docente - 12 de Mayo, 2013, 11:21, Categoría: Capital

ATACA EL RÉGIMEN LABORAL DOCENTE Y LAS CONDICIONES EDUCATIVAS

Macri junto a su ministro de educación Esteban Bullrich y al jefe de gabinete Horacio Rodriguez Larreta presentaron un proyecto de ley para la creación del Instituto de evaluación de la calidad y equidad educativa.
El proyecto de ley apunta a la creación de un ente autárquico que permita “diseñar, controlar, coordinar, supervisar y evaluar la calidad y equidad de las experiencias educativas”.
El mismo apela como argumentación a la Constitución de la CABA y de la Ley Nacional de Educación 26206 y se enmarca de acuerdo a las disposiciones de las leyes nacionales (Ley 17622, 25326) y de la ley de la CABA (1845).
A través de este proyecto intentan imponer a los docentes una evaluación externa responsabilizando a los docentes y alumnos sobre la situación de la educación, quedando afuera de esa evaluación el propio Ministerio de Educación y su nefasta política educativa.
Recordemos que durante los años 2011-12 se realizaron evaluaciones-encuestas de tipo voluntarias en el nivel primario que fueron rechazadas masivamente pues planteaba la creación de un nuevo cargo, como resultado de ese proceso, por fuera del estatuto introduciendo una diferenciación salarial dentro de las escuelas.
El director del ente será propuesto por el ministerio de educación y electo por el ejecutivo porteño y recibirá un salario de subsecretario.
La creación de este Instituto Evaluativo apunta por un lado a legalizar los contratos laborales precarios y la tercerización laboral a través de programas escolares y servicios educativos especiales, lo cual existe en Educación y a introducir lo que se llama salario atado al merito.

El proyecto
El director del instituto estará facultado para nombrar y cesantear docentes discrecionalmente.
El gobierno destinará los fondos para el sostenimiento de dicho organismo y reasignará partidas de ser necesario. En este sentido permite el ingreso de ONG, empresas privadas y organismos internacionales a través del mecanismo de subsidios y acuerdos económicos.
Por otro lado propone el método de mediciones y estadísticas para elaborar un“ranking” de acuerdo a la organización y rendimiento de cada escuela.
En este punto cabe destacar que a través del proyecto, el gobierno hace responsables de primer orden de la mejora del sistema educativo a cada escuela y plantea que la resolución de las problemáticas educativas depende de la evaluación de los resultados de aprendizaje.
El proyecto explicita la implementación de un “pacto educativo”, lo que no aclara es que el sostenimiento de dicho pacto será sobre la base de avasallar los derechos adquiridos de los trabajadores, como el derecho a huelga, entre otros.

La política educativa

Varios países de la región como Chile cuentan desde el año 2002 con un sistema de evaluación llamado “Asignación de excelencia pedagógica” que otorga un bono extra de remuneración luego de un proceso de evaluación. Es el caso de Ecuador, que ya cuenta con su propio Inst. Nacional de Evaluación Educativa (creado en 2012), que evalúa parámetros a partir de los cuales los docentes cobran sus salarios, descargando la medición de la "calidad educativa" sobre el desempeño específico de los trabajadores.
En otros países como Estados Unidos este proceso evaluativo se ha transformado en la llave para despedir docentes que tengan baja calificación. Los ejemplos siguen, pero podemos concluir que en todos los casos han servido para disciplinar al colectivo docente profundizando la tendencia a la privatización y fragmentación del sistema educativo. La conclusión de los organizamos internacionales ha sido que es necesario completar la tarea de las reformas educativas que desde los noventa se vienen aplicando, es decir, modificar el régimen laboral docente tal como lo dijera el propio ministro Bulrrich en el año 2011 “atar el salario docente a la evaluación de su desempeño y capacitación”
La política de los distintos gobiernos porteños ha sumido al sistema educativo público en una de las mayores crisis de la historia junto al vaciamiento del sector público en general.
De la mano de esto, el avance en la precariedad de las condiciones de vida objetivas, subjetivas y simbólicas de la población trabajadora que asiste a la escuela pública se han profundizado.
Bajo estas condiciones pauperizadas crecen y se desarrollan nuestros estudiantes refractando directamente en las escuelas.
Mientras la crisis de infraestructura escolar se cobra vidas, los salarios docentes no han recibido ningún aumento que haya impactado en los bolsillos que permita afrontar la inflación, la carestía y el aumento de la canasta familiar de bienes y servicios, la continuidad de la confiscación salarial mediante el impuesto al salario y el no cumplimiento del 82% móvil continúan vigentes, la falta de capacitación en servicio con puntaje se suman a la necesidad de trabajar hasta tres cargos con el deterioro de la salud docente, en tanto que la ART no reconoce enfermedades adquiridas en el ejercicio de la docencia.
Este proyecto en su letra promete superar cualquier escollo social objetivo evaluando docentes directamente y a través de la evaluación de los estudiantes, hay que rechazar este proyecto en el contexto de ataque sistemático a las condiciones de trabajo y estudio que viene realizando el gobierno de la Ciudad, como parte de una política educativa más general que también lleva adelante el Ministerio Nacional de Educación con sus leyes y decretos salariales.
La posición de los sindicatos como la UTE- CTERA, sin convocar un plenario para votar una posición al respecto, reconoce la necesidad de una evaluación consensuada (con ellos), con el ángulo de la democratización y participación de los actores sociales, del mismo modo plantea que al ser un ente evaluador externo enajena la evaluación de las escuelas, por lo tanto coloca su posición pública a favor de otro tipo de evaluación, al igual que la CTERA.
La evaluación docente es una nueva moneda de cambio para que la burocracia kirchnerista trance con el macrismo y una vez más entregue la Educación Pública y los intereses de los trabajadores.
En tanto Ademys, por medio de entrevistas periodísticas, la ha criticado pero tampoco ha llamado una asamblea donde se discuta y delibere un plan de acción que impida este nuevo ataque a la Educación Pública de conjunto.
Organicemos asambleas por escuelas y distritos, exijamos a los sindicatos una asamblea general de los docentes porteños que vote un plan de lucha para golpear en un solo puño al gobierno vaciador y privatizador.

DESDE TRIBUNA DOCENTE PLANTEAMOS:
· NINGUNA EVALUACIÓN DOCENTE POR FUERA DE LA EXISTENTE
· DEFENSA INTEGRAL DEL ESTATUTO DEL DOCENTE
· TITULARIZACIÓN DE LOS DOCENTES CONTRATADOS, PROGRAMAS SOCIOEDUCATIVOS y MEDIA
· NO AL SALARIO POR MÉRITO
· NO A UN RANKING DE ESCUELAS
· 4 HORAS FRENTE A CLASE Y 4 HORA PAGAS DE PLANIFICACIÓN Y CAPACITACIÓN PERMANENTE CON PUNTAJE.
· SALARIO IGUAL A LA CANASTA FAMILIAR EN UN SOLO CARGO

TRIBUNA DOCENTE- LISTA ROSA NACIONAL

Tribuna Docente

Categorías

Archivos

Alojado en
ZoomBlog